Cómo tener un Instagram popular

Puede que con una segunda nota odiosa me esté desviando un poco del objetivo principal de este blog, que por algo se llama “Corazón de Trotamundos”, pero prometo que muy pronto estaré publicando notas más agradables e interesantes (por ahora quiero divertirme fastidiando un poco). Ya tengo dos en redacción: una sobre la “solastalgia” y otra sobre el “carpe diem”.

Cuando tenía unos 15 años, Instagram no existía, o mejor dicho, no era conocida. Fue lanzada para dispositivos Apple en octubre de 2010 y para Android en abril de 2012, pero en ese tiempo la gente era más loca por el Facebook. Ahí era donde el fenómeno de los likes gobernaba, y nos encontrábamos -aunque hoy en día también- esas típicas y estúpidas publicaciones del tipo “Si me das like te hablo” (por dar un vago ejemplo de lo pendeja y penosa que podía y puede llegar a ser la gente).

Cuando Instagram se masificó, los likes en las fotos de Facebook fueron perdiendo paulatinamente su importancia. Ahora la tarea de afirmar el ego de las personas se transfería a la aplicación de las fotitos cuadradas. Y claro, esto no le afectó al gigante azul, porque ¡sorpresa!, así como WhatsApp, Instagram también fue comprada por Facebook (al módico precio de mil millones de dólares). Así que, si alguna vez te preguntaste si Facebook estaría preocupado por la constante popularización de Insta, ahora ya sabes que no.

En fin, hoy Instagram es prácticamente una aplicación imprescindible para los jóvenes, y poco a poco gana terreno en el mundo de los adultos. Pero sin importar tu edad, tu sexo, tus gustos y tu estilo propio, Instagram parece dejarlos a todos iguales. Cada vez los perfiles son más trillados y así es como logran aumentar sus likes y sus seguidores. La mayoría de las personas publica sus fotos repletas de hashtags, y al parecer no hay nada que los detenga. Lucen bien unos dos, tres, diez, o como mucho, a casi reventar, unos trece, pero a veces pareciera haber más espacio ocupado por hashtags que por imagen. La idea original de los hashtags era la de clasificar las fotos, y así, por ejemplo, si publicabas una de algún bello paisaje, podías insertar el hashtag “#naturaleza” para que tu foto quedara clasificada junto a todas las otras imágenes de la misma categoría. Algo muy similar a lo que desde hace bastante tiempo se hace con las etiquetas de los blogs. Pero ya no. Los hashtags son ahora anzuelos para likes.

Sobrecarga de hashtags
Nada de clasificar, la idea que la mayoría tiene ahora de los hashtags es que estos son anzuelos de likes. No importa si la imagen carece de la estética que tanto buscaba la misma aplicación cuando fue creada, o si de frentón es una mala imagen. Basta con unas treinta etiquetas y ya está todo solucionado. Que Dios nos tenga piedad y así nos llenemos pronto de likes. Pero como Dios tiene asuntos muchísimo más importantes que atender, esto no siempre resulta. Cuando tenemos unos pobrecitos veinte likes, significa que ya no son los gatos (#) el problema. Para ser popular hay que tener un estilo trillado, hay que llenar el Insta de costumbres que le gustan a las masas. A no ser que, claro, seas sumamente vanguardista y creativo, traigas algo diferente bajo la manga, y que a la gente le guste. Pero eso es más difícil. Bastante más.

Un perfil de alumbramiento y de cartón
Acá en Chile se le dice “alumbrado” a todo aquel que anda como loco publicando por aquí y por allá sus costumbres (generalmente malas) y/o lujos. Ya sea un pito de marihuana, una cajetilla de cigarros, una cantidad exorbitante de alcohol para la fiesta de esta noche, tu nueva y carísima adquisición o tu abdomen tonificado… Si lo publicas por todos lados, eres un completo alumbrado.

En la mayoría de los perfiles populares que me he topado por sugerencia de la misma app, casi nunca faltan los cuerpos bonitos y las fotos/vídeos fumando. Si tienes 14 o 15 años es más espectacular aún. No puedes pretender ser famoso si no eres un fumador joven. A la gente, y sobretodo a las “unicornias”, les excita verlo. Así que, vamos pequeño, alúmbrate, jódete los pulmones y publícalo en Insta, que serás popular. También servirá alguna foto del ron barato que compraron para el carrete de anoche, o el par de cajas de Santa Helena que se tomaron por ahí. Te llenarás de likes (¡que por cierto, te sirven de mucho!… ¿?¿?) Pero stop! Toma nota, que si buscas seguidores inteligentes, a los inteligentes no les interesa que fumes o que tomes, es más, les parece tonto que lo publiques como si fuera algo de relevancia.

Fotos “tipo”
No hay nada mejor que las fotos tipo para acarrear likes. Una puesta de sol, un paisaje lleno de árboles, alguna florcita, o el mar. Una selfie con alguna pose o expresión facial ya conocida. No estoy menospreciando la espectacular capacidad que tiene Instagram para transformar tus fotos de aficionado en imágenes profesionales, pero es así: si fotografías algún lugar bonito y luego llenas la imagen de filtros, ya tienes asegurada una gotita de popularidad. O si te tomas una foto en el baño posando de la misma manera que Lady Gaga o Justin Bieber, ya tendrás el 0.0005% de popularidad que ellos tienen. Lo primero es menos criticable, pero lo segundo… Ay, qué pena das. ¡Pssst! No te olvides de poner el #likesforlikes y el #l4l.

Piel perfecta o buen maquillaje
Las masas son superficiales. Así que ni por un solo segundo dejes mostrar tus imperfecciones en el Insta. Una pequeña espinilla, un lunar en el lugar menos apropiado, una nariz demasiado grande o una piel irregular son un pecado para esa red social. Cualquier cosa diferente a una piel lisa y perfecta es vista como un asco. Ah, y trata de blanquearla. Así que, aprovecha los filtros, que hay algunos que te dejan como nórdico. Y si aún así con los filtros se te sigue viendo esa cosa fea, maquíllate un poquito, que a ti te importa acarrear likes y ser popular. Ser genuino es cosa del pasado.

Ocupa las apps que están de moda
Meses atrás estuvo “dubsmash” de moda. Hoy está surgiendo con fuerza “musical.ly”. Si quieres ser famoso también tienes que hacer lo que todos hacen. Baila como ridículo en el “musical.ly” y ya tienes un poquito más de popularidad asegurada. ¡No olvides el #!

Expresa tu tristeza por la muerte de David Bowie
No tienes ni pu*a idea de quién es Bowie, solo sabes que fue un tipo raro que hacía buena música en el pasado y que recuperó toda la fama perdida inmediatamente después de morir. El disco que había lanzado se iba a ir directamente al fracaso, pero murió y llegó a los primeros puestos en los charts. Sé como la masa y valora los grandes talentos cuando ya se nos han ido. Bueno, por algo se dice que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Y que te hagas el culto le encanta a la gente, así que un #RIPBowie te traería bastantes likes.

¡La marihuana es natural, es una planta! ¿Cómo puedes decir que es una droga?
Esa frase le fascina a la gente tonta, porque aunque no es verdad, los fumadores activos quieren vivir pensando que fumar marihuana a diario no es ser drogadicto. Contrario a lo que la mayoría cree, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los Estados Unidos (por dar un solo ejemplo de entre las cientos de entidades que convergen en lo mismo) la marihuana sí es una droga:

El THC [principal componente de la marihuana] actúa en ciertos receptores de células en el cerebro los cuales reaccionan naturalmente a químicos en el cerebro que se parecen al THC. Estos químicos naturales son parte del desarrollo y el funcionamiento normal del cerebro.

¿No te basta con eso? En fin, mejor no lo tomes en cuenta para que puedas ser famoso. #Legalizacion #LaMariaNoEsDroga

Únete a la liga internacional de los sin vida
Esa gente que sin saber quien rayos eres o esos irakíes que aparecen de la nada escribiendo “Fback?” no los puedes dejar pasar. Son una inmensa oportunidad para seguir inflando tu Instagram. El acto de seguirse para compartir fotos con los amigos ya no existe. Solo queremos que los números sigan creciendo, sin importar que al otro no le importe nada lo que publicamos. Así te ves más famoso y al mismo tiempo más gente se te une. No olvides también ofrecer los 25×25. Tú les das 25 likes y ellos te devuelven la misma cantidad. ¡Qué vida tan entretenida! #25likesfor25likes

Apoya los movimientos sociales (no importa que nunca hayas ido a alguna marcha)
Sé de esos revolucionarios cibernéticos, esos que llevan a cabo los más acalorados debates por mejorar las condiciones sociales pero que no salen ni a la esquina. En fin, si apoyas a la masa, la masa se enamora de ti. Y como es tonta, no se dará cuenta de tu farsa. #JusticiaParaLosPresosMapuches

y por último… la foto con el vasito de Starbucks
Starbucks te da clase, porque es un café de lujo y es el mejor que puedes obtener en el mercado (compruébalo haciendo clic en el siguiente estudio, aquí). Siempre que vayas al Starbucks no debes olvidar tomarte tu selfie, ya sea si vas solo o con tus amigos.

En fin. Ya me alargué bastante, pero no quería que se me fuera ningún detalle, y aunque siento que faltan miles, lo dejaré hasta acá. Podría estar una hora más escribiendo para que te hagas famoso sin mayor dificultad, claro. Esta es la manera fácil de ser famoso en Insta. Pero nunca está de más ese Instagram diferente, con su estilo propio, sus fotos artísticas y los hashtags justos y necesarios. Ese tal vez tenga futuro, ese tal vez tenga algún valor, ese tal vez no quede algún día enterrado en el olvido, junto a 5300 seguidores que se fueron con el tiempo, acorde iban madurando, y que jamás supiste quienes rayos eran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s